Los que me conocéis, ya sabréis cuánto quiero a mi Monstera deliciosa. Se ha convertido en una de las protagonistas de mi cuenta de Instagram e incluso ha protagonizado uno de mis Talleres Botánicos. Es una planta mucho más resistente de lo que imaginaba y, si la tratas como a ella le gusta, crecerá como si no hubiera mañana.

En este post quiero ayudaros a conocerla para que aprendáis a cuidarla y se convierta en La Reina de vuestros hogares.

Monstera deliciosa | Verdópolis

el dia que me conquistó para siempre

La Monstera deliciosa es una planta que gusta, eso es indudable. Se ha convertido en una de las plantas de moda. Tanto es así que hasta se le ha asignado un día de la semana (y si no os lo creéis entrad en el hashtag #monsteramonday y veréis todo lo que se cuece por ahí).

El día que llegué a mi actual terraza y vi que no llegaba ni un rayo de sol, lo primero que se me vino a la cabeza fue: helechos y Monstera. Pero, ¿sabéis cuándo me conquistó para siempre? El día que vi por primera vez en vivo y el directo el nacimiento de una nueva hoja. Ay, qué momentazo. Estoy segura de que a estas alturas ya habréis oído hablar de ASMR y de los orgasmos cerebrales… pues eso es, exactamente, lo que me pasa en el momento en que una nueva hoja de Monstera se va abriendo.  Totalmente formada, grande y perfecta…. nueva y brillante. Recién llegada al mundo y lista para hacer su función. Si ya tenéis una Monstera deliciosa estoy segura de que sabéis de lo que os hablo. Y si no, dedicad unos segundos a mirar la foto de arriba.

 

algunos datos botánicos que os ayudarán a entenderla

Su nombre

El nombre científico de una planta muchas veces nos da pistas sobre alguna característica importante. En el caso que nos ocupa, su nombre genérico “Monstera” hace referencia a lo monstruoso de sus hojas llenas de agujeros. Y su nombre específico “deliciosa” se refiere a su fruto. Porque esta planta, en su hábitat natural, florece y produce un fruto que al parecer está para chuparse los dedos. Sus flores, por si os lo estáis preguntando, son parecidas a las de el Espatifilo o la Cala. Y, si nuestros Potus floreciesen (tampoco suelen hacerlo fuera de su hábitat), veríamos que sus flores también son similares. Y es que todas estas plantas pertenecen a la misma familia: las Aráceas

Hoja Monstera deliciosa

¿Qué condiciones tiene en su lugar de origen?

Suelo empezar esta sección con una frase: si sabemos qué condiciones tiene una planta en el lugar donde crece de forma natural, nos resultará mucho más fácil aprender a cuidarla. Desde mi punto de vista, este tipo de información es la que hace que se despierte nuestra intuición plantil. Sí, esa que tenéis pero que aún no lo sabéis. Así que os cuento:

La Monstera deliciosa es una planta originaria de bosques tropicales de Centroamérica y Sudamérica. En su hábitat natural crece en las partes bajas de los bosques y utiliza los troncos de los árboles para apoyarse y trepar hacia partes más altas en busca de luz gracias a sus raíces aéreas. Y ojo porque, en sus lugares de origen, puede llegar a crecer hasta 20m, así que id haciéndole un buen hueco.

Su forma

El aspecto de una planta nos cuenta muchas cosas. Cuando una planta nueva entra en casa deberíamos dedicar unos minutos a analizarla. Con el tiempo nos daríamos cuenta de que nuestras plantas nos “hablan”, a su manera. Y es que, con su forma, su color o su textura muchas veces nos están contando cómo necesitan que las cuidemos.

Sus hojas enormes y agujereadas son sin duda el mayor reclamo de esta planta. De su forma derivan la mayor parte de los nombres populares que conocemos: Costilla de Adán, Queso suizo, Balazo… Hay una teoría que dice que estos agujeros son una adaptación para que sus hojas no se rompan con el viento. Otra afirma que estos orificios permiten que la luz pase a través de ellos hasta las hojas más bajas y así no se hace sombra a sí misma. Yo no sé qué es lo que habrá llevado a la evolución a dar con unas hojas así. Las dos teorías tienen sentido para mí, así que os invito a quedaros con la que más os guste.

Sus tallos son fibrosos y crecen hacia la luz. Las hojas van saliendo en el extremo de estos tallos. Se van formando pegadas al peciolo de la hoja anterior, enrolladas y con el tamaño que tendrá la hoja madura. Como os contaba arriba, todo un espectáculo.

Sus raíces aéreas crecen a partir del tallo y lo hacen a un ritmo vertiginoso. En nuestras casas la mayoría no tenemos árboles para que estas raíces se agarren, así que podemos dejarlas crecer, intentar meterlas dentro de la maceta, guiarlas hacia un soporte o cortarlas.

Os parecerá mentira pero, con esta información, ya podéis deducir la mayoría de las necesidades básicas que tiene esta planta.

así que, ¿cómo tenemos que cuidarla?

Ahora que hemos hecho las correspondientes presentaciones, ya estáis preparados para saber cómo se cuida y entender por qué se hace así. 

Hoja Monstera deliciosa

La Monstera y la luz

El hecho de que esta planta habite en las partes bajas de los bosques tropicales nos está diciendo mucho. La mayoría de las plantas “de interior” viven en un hábitat similar al de la Monstera deliciosa. Por eso las utilizamos para decorar el interior de nuestras casas, muchas veces luminoso, pero sin sol directo. Así que, que la foto de arriba no os engañe. Porque la Monstera deliciosa necesitará un lugar luminoso pero con luz indirecta.

La Monstera y el riego

Esta planta crece de manera natural en bosques húmedos. Pero cuidado, porque el cultivo en maceta es un factor muy a tener en cuenta en lo que al riego se refiere. Es muy importante que la maceta que utilicemos tenga un buen drenaje. O sea, un buen agujero en la parte de abajo y, a ser posible, material drenante en el fondo de la maceta. En verano tendremos que regarla cuando los primeros 3-4cm de tierra estén secos. Sin embargo, en invierno hay que espaciar bastante más los riegos porque baja mucho su actividad.

 

La humedad ambiental

La humedad ambiental (no la confundáis con el riego) es muy importante para esta planta. Sobre todo si está sometida a ambientes secos provocados por los aires acondicionados o las calefacciones del interior de nuestras casas. Así que vaporizad sus hojas con agua de vez en cuando y os lo agradecerá muchísimo. Y si en algunas de estas sesiones de frusfrús aprovecháis para limpiarle las hojas con un pañito, os la habréis ganado para siempre.

Monstera deliciosa | Verdópolis

La temperatura

La temperatura es un factor a tener en cuenta, sobre todo, si nos planteamos ponerla en el exterior. La Monstera deliciosa se encuentra en su salsa entre los 15ºC y los 25ºC. Esto no quiere decir que no pueda vivir por encima o por debajo de esta temperatura, sino que no crecerá tan sana y bonita. Para que os hagáis una idea, yo tengo una Monstera deliciosa en la terraza en Barcelona y aguanta los inviernos. Eso sí, algunas de sus hojas amarillean en las puntas en los meses de más frío. Incluso, algunas de las hojas mas antiguas se ponen amarillas del todo y acaban cayendo. El primer invierno casi se me para el corazón cuando me encontré con semejante percal en mi preciosa e inmaculada Monstera, pero he aprendido a asumir este tipo de cosas. Ahora, si vivís en una zona donde hiela, olvidaos de colocarla en el exterior.

Monstera deliciosa | Verdópolis
Monstera deliciosa con puntas amarillas debidas al frío

La Monstera y el abono

El abonado es un tema que se nos suele resistir bastante. ¿Por qué será? Pues yo creo que es porque muchas veces no entendemos por qué abonamos nuestras plantas  Y es que, la clave del abono está en saber que las plantas lo necesitan cuando les hace falta energía para formar nuevas hojas, flores, frutos… 

En el caso de la Monstera, lo que queremos es estimular el crecimiento de hojas nuevas. Al ser una planta de origen tropical, está adaptada a temperaturas más o menos constantes y a una cantidad de horas de luz también relativamente constantes durante todo el año. Sin embargo, en nuestras latitudes, tanto la temperatura como las horas de luz varían (por eso tenemos estaciones). Así que la Monstera deliciosa se encontrará en su salsa durante la primavera y el verano y es entonces cuando se va a poner a producir hojas como loca. Yo suelo utilizar un abono líquido para plantas verdes o humus de lombriz, siguiendo las indicaciones del envase para calcular la frecuencia.

El entutorado

El entutorado (es decir, ponerle una guía para que se mantenga recta o trepe) de la Monstera deliciosa no es imprescindible. Pero sí que ayuda a mantenerla un poco más compacta (y por tanto a que ocupe menos espacio). Como os comentaba arriba, en su hábitat natural esta planta crece apoyándose en los troncos de los árboles para trepar en busca de más luz. Así que, si no la entutoramos o la apoyamos en un sitio al que le haga de soporte, sus tallos crecerán descontrolados y probablemente deje de caber en ese hueco que le habíamos reservado. En este punto he de deciros que yo no la tengo entutorada, pero a mí no me importa que se expanda (de momento…).

Si vuestra Monstera ya viene con un tutor (normalmente las venden con un palo de coco clavado en el centro de la maceta) únicamente tenéis que ir atando algunas de sus hojas o tallos a él. Si la comprasteis sin tutor y queréis ponerle uno, podéis haceros con uno de esos tutores de coco o algún tipo de guía que podáis clavar en la tierra, o aprovechar alguna estructura que tengáis en vuestras casa o terrazas (como una barandilla, por ejemplo).

reproducción

La Monstera deliciosa se reproduce fenomenal por esqueje de tallo. Y como todo esqueje de tallo que se precie, necesitamos un nudo a partir del cual se formarán las raíces. Me enviáis muchas fotos de vuestros “esquejes” de Monstera que no llegan a enraizar… y siento deciros que, en la mayoría de los casos lo que me estáis mandando son fotos de hojas cortadas desde la base, sin nudo… Y no quiero ser yo quien os quite la ilusión, pero sería un milagro si vuestras hojas de Monstera deliciosa evolucionan a planta sin un nudo de por medio.

Esqueje Monstera deliciosa | Verdópolis

Pero este será otro capítulo sobre la Monstera deliciosa. De momento me conformo con que la conozcáis a fondo y aprendáis a cuidarla. Y la próxima vez ya hablaremos de esquejes.

¿Ya tenéis una Monstera deliciosa en vuestras vidas?

Únete a la conversación

11 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *