Este post no estaba en mis planes. Al menos no a corto plazo. Pero la situación actual me ha traído hasta aquí de cabeza.

Como muchos ya sabéis, desde que empezó el confinamiento (por cierto, no me gusta nada esta palabra) me he centrado en publicar tutoriales botánicos en mi canal de IGTV para haceros estos retiros caseros (prefiero utilizar esta expresión) más llevaderos. Y he de deciros que la acogida que están teniendo me está sorprendiendo de una forma que nos os podéis ni imaginar. Estoy contentísima porque, con vuestros mensajes, me estáis dejando muy claro que las plantas os están ayudando a sobrellevar la situación. Y eso me hace sentir muy bien. Así que voy a continuar por este camino.

Por eso, en este post, quiero contaros  algunas de  las cosas que más me relaja hacer con mis plantas. 

 
Relajarse con plantas | Verdópolis

un pequeño apunte sobre el confinamiento

Antes de empezar me gustaría matizar que tengo la gran suerte de no sentirme confinada en mi casa (por eso me molesta un poco esta palabra). Siempre he sido muy casera y se me ocurren muchas cosas que hacer aquí. Sé que muchos estaréis pensando que es fácil decir algo así teniendo una terraza a la que salir a tomar el aire y el sol, y tenéis razón. Me considero una auténtica privilegiada. Pero he vivido la mayor parte de mi vida en pisos sin terraza y siempre me he sentido muy a gusto en casa. Hace unos días leí un artículo de Mujer Hoy en el que se hacía una reflexión muy interesante sobre este tema. Os recomiendo que lo leáis si os estáis sintiendo muy agobiados en vuestras casas estos días.

Pero hoy quiero hablaros,  concretamente, de plantas. De algunas tareas que a mí me relajan especialmente y que las plantas agradecen enormemente. 3 tareas que me hacen estar centrada y no pensar en otra cosa. Una especie de meditación, al fin y al cabo. Así que allá voy:

 

1.limpiar las hojas

Sí. Algo tan simple como esto puede convertirse en una de las tareas plantiles más relajantes. Porque, igual que los muebles, las hojas de las plantas acumulan polvo. Y si las tenemos en el exterior en una gran ciudad ya ni os cuento… Cada vez que llueve me encuentro una capa de barro sobre mis plantas que me dan ganas de llorar (para muestra la foto de la hoja de Monstera deliciosa que os he dejado más abajo). Y el simple hecho de dejar las hojas brillantes puede ser un acto que os ayudará mucho a vosotros y a ellas.

 

¿Por qué es tan importante limpiarlas?

Como ya os he explicado en varias ocasiones, las plantas utilizan la luz del sol para hacer la fotosíntesis y convertir la materia inorgánica que toman del suelo en materia orgánica (o sea, en hojas, flores, frutos…). Y esta luz la captan, generalmente, a través de las hojas. Y también respiran gracias a unas estructuras ubicadas en ellas. Así que, si la hoja está sucia, la planta no podrá funcionar correctamente y no crecerá tan sana y bonita.

¿Cómo limpio yo las plantas?

Para limpiar mis plantas utilizo un paño de algodón y agua, así de simple. Siempre he escuchado que hay gente que utiliza cerveza o leche para que brillen más. Pero mi intuición plantil me dice que una planta prefiere ser limpiada, simplemente, con agua. Así que, frusfrús en mano, voy pulverizando las hojas y limpiándolas suavemente una a una, por el haz y por el envés (o sea, por delante y por detrás). Me concentro y empiezo a pensar en lo bien que le estará viniendo a mi planta este momento de atención. Escucho el sonido del agua sobre las hojas, que me parece súper relajante, y me centro en él. Y, a medida que las hojas van estando más brillantes y sus colores más vivos, yo ya la veo más sana y más feliz. ¿Autosugestión? Es posible, pero a mí me vale.

Limpieza de hojas de Monstera deliciosa tras un día de lluvia sucia

2. quitar las partes secas o estropeadas

Una tarea básica y obligatoria para preparar nuestras plantas para la primavera y para su mantenimiento en general. Sé que a muchos os da reparo coger la tijera y cortar, pero tenéis que quitaros ese miedo. Porque las plantas agradecen enormemente que cortéis aquellas partes que no están haciendo su función.

¿Por qué es tan importante eliminar estas partes?

No os engañeis, una parte de una planta que se estropea o se pasa no va a volver a “revivir”. Esas partes secas, enfermas o simplemente pasadas de fecha (como podría ser una flor que ya se está convirtiendo en un fruto que no nos interesa aprovechar) le están quitando energía a la planta. Energía que podría estar invirtiendo en generar hojas o flores nuevas que podrán hacer su función perfectamente. Así que cambiad vuestra mentalidad: cuando cortamos una parte estropeada, le estamos haciendo un favor a nuestra planta. 

¿Cómo elimino las partes estropeadas de mis plantas?

Sin piedad. Lo digo siempre en los talleres y os lo repito aquí: la tijera es vuestra amiga. 

Poneos delante de la planta y observadla bien. Localizad las partes secas, enfermas, pasadas o estropeadas y focalizad vuestra atención en cómo va a quedar la planta cuando la liberemos de ellas. Imaginaos la energía que se va a ahorrar fluyendo para generar nuevos brotes, nuevas hojas, nuevas flores… Y cortad. Siempre desde la base, ya sea una hoja seca o estropeada, una flor pasada o un tallo enfermo. 

En este post os explico detalladamente cómo hacerlo. Además va con vídeo tutorial de regalo :). 

Hoja de ficus elástica enferma | Verdópolis
Corte de hoja estropeada de Ficus elástica

3.hacerles fotos de detalle

Vale… esto no es una labor botánica propiamente dicha. Pero es que estos días he sido consciente de lo muchísimo que me relaja hacer fotos de detalle de mis plantas. Y os lo tenía que contar.

No hace falta tener un gran equipo

Yo no tengo un equipo fotográfico propiamente dicho. De hecho, todas las fotos y vídeos que os he ido enseñando de dos años para acá están hechos con un iphone 7 plus de segunda mano. Pero he aprendido a sacarle todo el partido. Y cómo lo disfruto… no os hacéis una idea. Y no soy la única, porque mi amiga Magalí me contaba el otro día que se está refugiando en el modo macro de su cámara nueva para sobrellevar estos días y que es una de las cosas que más le relajan. Y estoy segura de que muchos de vosotros también lo estáis haciendo, ya sea fotografiando plantas u otro tipo de cosas.

Si tenéis una buena cámara, con un macro que os permita acercaros muchísimo, entonces ya lo vais a gozar de lo lindo. Pero si no, os podéis apañar con lo que tengáis. Llegad hasta donde vuestra tecnología os permita y disfrutadlo.

  

Las fotos que más me relajan

Pues como os decía arriba, las fotos en las que me estoy centrando estos días son las fotos de cerca. Aquellas en las que se capta ese detalle que muchas veces al ojo le pasa desapercibido. 

Es más, os diré que estos días estoy tan hipnotizada con este tema que me he puesto a hacer fotos a través de las lupas que utilizo en los talleres botánicos para enseñaros los detalles más minúsculos. Es una especie de obra de ingeniería hacer coincidir el objetivo de mi móvil (extremadamente grande para mi gusto) con el visor de la mini lupa. Pero cuando lo consigo tengo un orgasmo mental, así os lo digo. Y, si tenéis una buena cámara réflex, podéis aumentar y aumentar la imagen hasta que os dé un telele. De hecho, el día que conocí a mi amiga Nena (que tiene un equipo fotográfico en condiciones) me contaba que a veces se queda hipnotizada aumentando y aumentando esos detalles de sus plantas que la atrapan. Estas cosas unen mucho :).

Flor masculina de Pilea peperomioides | Verdópolis
Foto de flor masculina de mi Pilea peperomioides a través de una lupa de 60 aumentos

¿Y por qué ayuda esto a mis plantas?

Pues porque cuando me centro en los detalles, aprendo cosas nuevas. Y no os imagináis la de cosas que he aprendido de mis plantas jugando con las fotos de cerca. Sin ir más lejos, la semana pasada descubrí de casualidad que la Pilea peperomioides tiene unas mini flores que se abren de repente expulsando el polen como si tuviesen un resorte (un día de estos os lo enseñaré). Algo apasionante que hizo de ese día uno de los mejores de este retiro casero. Y, como os he comentado en multitud de ocasiones, conocer las plantas es el mejor método para aprender a cuidarlas. Así que podríamos decir que sí, que a las plantas les gusta (o les conviene) que les hagáis fotos.

relajémonos entre plantas

Me encantaría que este post os haya animado a poner en práctica estas cosas que a mí me están ayudando tanto estos días. Las plantas en sí son relajantes, de eso no cabe duda. Hoy sólo os he puesto 3 ejemplos basándome en mi experiencia. Pero os animo a que descubráis de qué forma os ayudan a vosotros. Y, por supuesto, a que lo dejéis escrito en los comentarios para que todos podamos disfrutar de ellas.

Feliz semana.

Únete a la conversación

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *