Si me seguís en Instagram, sabréis que la Pilea peperomioides es una de mis plantas predilectas. Cuando me encapriché de ella (hace ya un par de años) no sabía que me acabaría conquistando de esta manera. ¡Incluso le he dedicado uno de los talleres botánicos presenciales que imparto en Barcelona! Por eso, en este post os hablaré de mi Pilea peperomioides y de cómo la familia se puso a crecer sin control. Y os daré los datos clave para que os pase lo mismo y vuestra familia de Pileas sea cada vez más grande, como la mía.

Pilea peperomioides | Verdópolis

Amor a primera vista

Lo mío con la Pilea peperomioides fue un flechazo. Instagram empezó a bombardearme con fotos y me creó la necesidad, me declaro culpable. Así que me puse a buscarla hasta que la encontré. Reconozco que me pareció una planta carísima… pero aún así la compré por que LA QUERÍA, así con mayúsculas.
Por aquel entonces no tenía mucha idea de cómo se cuidaba ni de cómo se comportaría en mi casa, pero me dejé llevar por mi intuición femenina… Tardó muy poco tiempo en recompensarme con su adaptación total al lugar que le tenía reservado, con su belleza y, sobre todo, con su extrema facilidad para propagarse. En este tiempo, he aprendido muchísimo de ella. A día de hoy, puedo decir que es la planta con las que más he experimentado (su capacidad para propagarse me lo ha permitido) y la que más he amortizado. Mi curiosidad científica está a tope con ella y hoy quiero contaros muchas cosas para que vosotros la disfrutéis tanto como yo. Así que allá voy.

algunos datos botánicos que os ayudarán a entenderla

No me cansaré decir que no hay mejor método para aprender a cuidar de una planta que dedicar un momentito a conocerla. Si nos acostumbramos a seguir este sistema, pronto seremos capaces de deducir los cuidados que tenemos que darle a cada una de las plantas que entren a formar parte de nuestras junglas urbanas. Por eso en mis posts siempre habrá una sección botánica.

Pilea peperomioides | Verdópolis

Su forma

El aspecto de una planta nos cuenta muchas cosas sobre ella. La Pilea peperomioides tiene una forma muy característica: a partir de un tallo central que crece hacia arriba, van saliendo sus peculiares hojas de forma alterna. Estas hojas son redondeadas y tienen un peciolo (así se llama el “tallo” de las hojas) muy largo que se inserta en la parte central de estas. Algunos clasifican a esta planta como semi-crasa porque las hojas almacenan cierta cantidad de agua, por eso son tan consistentes.

Su nombre

El nombre científico de una planta, en muchos casos, también nos da información. En el caso de la Pilea peperomioides, se llama así por su gran parecido con otra planta: la Peperomia polybotrya. Ojo, que se parecen pero no son la misma planta. Desde que me metí de lleno en el mundo Pilea he visto que hay mucha confusión entre estas dos plantas. Incluso en varios sitios he visto vender Peperomias como Pileas. Aquí os enseño a distinguirlas para que no os den gato por liebre.

¿Qué condiciones tiene en su lugar de origen?

Esta es la primera pregunta que tendríamos que hacernos cada vez que una planta nueva entra en nuestras vidas. Y nuestra misión es intentar replicar esas condiciones para que se sienta como en casa. La Pilea peperomioides es originaria de la provincia de Yunnan (China), de una zona donde las temperaturas son suaves y las lluvias son más abundantes en verano que en invierno. Y crece en las partes bajas, como arrastrándose por el suelo.

así que, ¿cómo tenemos que cuidarla?

Ahora que ya la conocéis, os resultará mucho más fácil deducir lo que os está pidiendo, así que vamos con los cuidados.

Pilea peperomioides | Verdopolis
Me enviáis muchas fotos de vuestras Pileas y he de decir que he visto muy pocas enfermas o con plagas. En la gran mayoría de los casos, los problemas que tienen vuestras queridas tienen que ver con estas dos cosas: falta de luz y exceso de agua. Por eso voy a centrarme en estos dos puntos y añadiré un tercero que suele traernos de cabeza: el abono.

La Pilea y la luz

Respecto al tema de la iluminación, la Pilea peperomioides crece de forma natural en las partes bajas de zonas tropicales y subtropicales. Esto se traduce en que se encuentra como pez en el agua en lugares iluminadas pero sin sol directo. Un espacio cerca de una ventana luminosa sería perfecto. Si en vuestra zona no hiela, también podríais colocarla en el exterior. Yo tengo varias en mi terraza en Barcelona y aguantan el invierno perfectamente. Aunque cambia un poco su aspecto, eso sí. En los meses más fríos las hojas pierden ese aspecto turgente como de antenas buscando una señal. Los peciolos se vuelven más fláccidos y las hojas caen hacia abajo . Pero en cuanto empiezan a subir las temperaturas y a aumentar las horas de luz, vuelven a su estado ideal.  

La Pilea y el riego

Atención, porque esta planta tolera muy mal el encharcamiento de sus raíces, así que conviene dejar que la tierra se seque entre riego y riego. Sé que es difícil y que algunas tendréis que ataros las manos para conseguirlo pero, de verdad, hacedme caso en este punto. La  mayoría de las plantas que mueren a manos de plantófilos principiantes, lo hacen por un exceso de riego. Y la Pilea no es una excepción. Y, ¿cómo sabemos si la tierra está seca? Pues tocando, metiendo el dedo en la tierra y utilizando nuestro sentido común. Estamos tan desconectados de la Naturaleza que muchas veces no nos damos cuenta de que las soluciones son mucho más sencillas e intuitivas de lo que pensamos. 

Como dato extra os contaré que puede llegar a sufrir si el ambiente es muy seco. En este caso sus hojas crecen como combadas. Esto puede suceder en verano o en invierno, cuando las calefacciones resecan nuestras casas. Para solucionarlo, basta con vaporizar las hojas con agua una o dos veces por semana.

 

La Pilea y el abono

El abono es como el gran desconocido de las labores plantiles. Se podría escribir un testamento sobre abonos, pero voy a ser muy breve y concisa: las plantas hay que abonarlas cuando están en sus periodos de mayor actividad. Es decir, en la mayoría de las plantas de interior, durante la primavera y el verano. Podemos usar un abono universal, uno para plantas verde, humus de lombriz… elegid uno en el formato que os sea más cómodo y añadid la dosis que indica el envase. Así de fácil.

reproducción

Y aquí llega el punto fuerte de la Pilea peperomioides, su gran súper poder. Porque esta planta ha desarrollado una estrategia infalible para garantizar su supervivencia en el tiempo: echar hijitos como si no hubiera mañana. Y es que, os aseguro una cosa: si vuestra Pilea se encuentra a gusto y feliz, os recompensará con un montón de nuevas Pileas. Y esto se traduce en plantas gratis. Estos hijitos (que estrictamente se llamarían hijuelos) son los que utilizaremos para hacer esquejes. 

 

Esqueje Pilea peperomioides | Verdópolis

Cómo reproducir nuestra Pilea por esquejes

He probado varias maneras de reproducir esta planta, y lo más fácil es sin duda hacerlo a través de los hijuelos que salen a sus pies. Estas plantitas se forman a partir de las raíces y de la parte más baja del tallo y van apareciendo poco a poco a los pies de la planta madre. Estas mini Pileas, por lo general, empiezan a brotar a principios de primavera y siguen haciéndolo hasta que llega el otoño.

 

¿Cuándo separar los esquejes de su madre?

En este punto quiero matizar que la mejor época para hacer operaciones con esta planta sería durante las temporadas de primaver y verano. Es cuando la planta está más activa y tendremos más probabilidades de que la cosa salga bien. Pero si las tenemos en el interior y somos cuidadosas, podríamos hacerlo durante todo el año. Cuando las pequeñas Pileas midan unos 5 cm de alto, ya estarán listas para ser separadas de su Señora madre. 

¿Cómo hacerlo?

Muy sencillo: cortándolos. Sé que el momento tijera os tira un poco para atrás, pero no os preocupéis, la tijera es vuestra amiga. De hecho, si intentamos arrancarlos tirando de ellos podríamos dañar a la planta madre, y no queremos que nuestra Pilea sufra con la separación. Así que lo mejor es que cojáis unas tijeras bien limpias, y cortéis intentando llevaros unos 2-3 cm de tallo. Si no veis el tallo, rascad un poquito la tierra alrededor de la Mini Pilea y veréis cómo aparece.

¿En agua o en tierra?

Esta es otra de las dudas más comunes: una vez cortado, ¿hay que ponerlo en agua para que eche raíces o se puede poner directamente en tierra? Pues os alegrará saber que, con la Pilea peperomioides, el tema funciona bien de cualquiera de las dos formas. Yo suelo poner mis mini Pileas en agua porque me gusta ver cómo van saliendo las raíces, pero trasplantándolas directamente a tierra les ahorras el “shock” del paso de agua a tierra. Así que lo dejo a vuestra elección.

Si decidís trasplantarlas a tierra directamente, utilizad una maceta pequeñita, acorde al tamaño del esqueje. Colocadla en un lugar luminoso y, durante las primeras dos semanas, mantened la tierra más o menos húmeda. Esto ayudará a que se formen las raíces en esta fase, pero no os acostumbréis a mantener este grado de humedad porque a vuestras Pileas adultas no les gustará.

Si optáis por ponerlas en agua  para ver cómo van naciendo las raíces, colocad el esqueje en un lugar bien iluminado (sin sol directo) y esperad a que midan unos 2-3cm para trasplantarlas a tierra y seguid los mismos pasos que si las hubieseis trasplantado a tierra directamente.

pon una pilea peperomioides en tu vida

Pilea peperomioides

Espero que este post os haya servido para aclararos las dudas respecto a esta planta, que parece que ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Es una planta preciosa y muy agradecida si la tratamos como ella nos pide. Así que, si aún no la tenéis, os animo a que os hagáis con una. Y si ya forma parte de vuestras junglas urbanas, os recomiendo que la observéis bien y experimentéis con ella. Estoy segura de que os hará muy felices y de que, en nada, estaréis repartiendo Pileas entre vuestros amigos como si fueran Donettes.

Únete a la conversación

4 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *