Vuelvo al blog. Y lo hago conociéndoos mucho más. Ahora sé que sois muchos los que tenéis alma verdopolita; los que queréis contribuir a transformar vuestras ciudades grises en ciudades verdes, empezando desde vuestras casas. Pero también sé que no sois todos iguales. En este post quiero ayudaros a identificar qué tipo de verdopolita sois. Y he decidido hacerlo planteando 5 preguntas muy sencillas. Preguntas que yo misma me he hecho en algún momento.

La importancia del cultivo de plantas en la ciudad

Han pasado ya dos años desde que escribí el primer post: No hay pretextos. Hoy lo he vuelto a leer (confieso que me cuesta releer las cosas que escribo) y me ratifico en todo lo que dije, aunque añadiría algún matiz. “No hay pretextos para no tener un huerto urbano”, escribo en un momento dado. Ahora diría “no hay pretextos para no cultivar plantas en nuestros pisos de ciudad”. Sinceramente, creo que la expresión “huerto urbano” asusta. Y quiero aclarar una vez más que, desde mi punto de vista, si tienes un par de macetas de aromáticas comestibles en una ventana, ya tienes un pequeño huerto urbano.

Cilantro

El cultivo de plantas como herramienta de cambio

Durante estos dos años he conocido a mucha gente que, como yo, tiene ganas de cambiar las cosas, de mejorar el mundo en el que vivimos a través de pequeñas acciones. En general, nos hemos vuelto mucho más conscientes y creo que, por fin, empezamos a darnos cuenta de que nuestros hábitos de consumo tienen una gran repercusión sobre el estado del Planeta. Para mí, el cultivo de plantas en nuestros mini espacios de ciudad es una gran herramienta de cambio. Una pequeña acción que a nivel personal podría parecer insignificante, pero que en conjunto no lo es en absoluto. Ni que decir tiene que los grandes proyectos urbanísticos concebidos para aumentar las superficies verdes de nuestras ciudades son muy importantes. Pero tanto o más importante es que cada uno de nosotros, a nivel individual, aporte algo de verde al lugar donde vive. Porque cultivando plantas en la ciudad podemos conseguir efectos tan importantes como mejorar la calidad del aire que respiramos, frenar la desaparición de las abejas o promover, desde nuestras casas, un estilo de consumo mucho más responsable, con todo lo que esto conlleva. 

La finalidad de este post es que toméis conciencia sobre vuestros requerimientos y posibilidades antes de poneros a cultivar plantas en vuestros pisos de ciudad y así faciliaros la tarea. Porque todo proyecto funcionará mucho mejor si está adaptado a nuestras necesidades.

Vamos con las 5 preguntas:

¿Cuánto tiempo quiero/puedo dedicarle a mis plantas?

Esta es, sin duda, la primera pregunta que tenéís que plantearos. Ante todo, seamos realistas. La mayoría de nosotros vamos con el tiempo justo. Yo soy una friki de las plantas y me gusta invertir mi tiempo libre en cuidarlas. Pero esto no es lo más común. Así que dedicad un momento a pensar, de una forma realista, qué parte de vuestro tiempo queréis dedicar a vuestro mini jardín. Porque todas las plantas requieren un mínimo de cuidados, pero la lista de tareas puede alargarse notablemente dependiendo de las especies que elijáis.

¿De cuánto espacio dispongo?

En este caso el tamaño importa, pero no tanto como pensáis la mayoría. Hoy en día existen soluciones para que podáis aprovechar vuestros mini espacios al máximo y, además, hay plantas que se conforman con macetas bastante pequeñas. Muchas más de las que imagináis. Simplemente hay que volver a ser realista. Si tenéis un mini balcón o una ventana, mi recomendación sería que cultivéis plantas que no requieran una gran maceta, aunque quepan. Podréis sacar mucho más rendimiento si seleccionáis unas cuantas plantas cuyo tamaño sea acorde con el espacio.

¿Qué condiciones hay en ese espacio?

¿Hay luz directa? ¿Hay zonas con corrientes de aire? ¿En verano da una solana que se podría freir un huevo en el suelo? Este punto podría resumirlo en una frase: no os empeñéis en cultivar tomates a la sombra. Yo lo hice en su momento y comprobé que los libros tenían razón: no funciona. Tenemos que elegir plantas que requieran condiciones similares a las que hay en nuestros espacios. Esto es así, no le deis más vueltas.

¿Cómo es el clima de la zona en la que vivo?

Yo vivo en Barcelona desde hace años, y aquí tenemos un clima Mediterráneo muy amigable. Pero soy de una parte de la Península en la que en invierno hace un frío que pela. Si se me ocurriese cultivar allí rúcula en noviembre (cosa que hago en mi casa de Barcelona) no me comería un rosco. Resumiendo: el clima, y sobre todo las heladas, son factores muy limitantes. Si hay heladas en vuestra ciudad y queréis cultivar plantas en el exterior, tenedlo en cuenta.

planta-heladaW

¿Qué quiero obtener de mis plantas?

Esta es la última pregunta que os planteo. Pero no porque sea menos importante, sino porque quiero que sea la que se quede en vuestras cabezas. Para mí, es importante poder comerme, al menos, una parte de lo que cultivo (de ahí mi debilidad por el tema huerto urbano). Me parece una forma de sacar partido de algo a lo que le dedico tiempo y una manera muy fácil de practicar un consumo más responsable. Puede que vosotros prioricéis tener la ventana llena de flores para ser la envidia del barrio, que huela bien al abrir por las noches o simplemente disfrutar de plantas a las que no les tengáis que hacer “ni caso”. También me vale. Pero yo siempre trataré de recomendaros especies de las que, además, podáis sacar algún tipo de beneficio.

Es el momento de emprender vuestra aventura verdopolita

Espero que después de leer esto os encontréis mucho más cerca de descubrir el tipo de verdopolita que queréis o podéis ser. Desde mi punto de vista, aclarar este punto es crucial para que lo que decidamos llevar a cabo, ya sea colocar 3 aromáticas en la ventana o convertir nuestra terraza en un mercado de abastos, salga bien.

Si sois de los que no quieren invertir tiempo y se os muere todo; si las plantas os apasionan y ya tenéis el espacio adecuado; si no tenéis mucho espacio pero sí muchas ganas; si disponéis de un terrazón pero no se os da bien el verde… es a todos vosotros a quien quiero ayudar. Y lo haré a través de este blog. Porque el mundo de las plantas es apasionante pero, a la vista de la mayoría, muy inaccesible.

Y para facilitaros las cosas os iré recomendando plantas que, por experiencia propia, sé que funcionan bien en la ciudad. Os guiaré para que sepáis si se adaptan a vuestras necesidades y os enseñaré a cuidarlas. Algunas requerirán más dedicación y otras menos. Muchas cabrán en vuestros balcones y otras, incluso, en vuestras ventanas. Y empezaré por plantas que cumplan algún tipo de función práctica, en vuestras casas y en vuestras ciudades. Y a ellas dedicaré la próxima entrada de este blog. Porque cultivando las plantas adecuadas en la ciudad podemos conseguir muchas cosas, y para eso estoy aquí. Son mis Plantas Huerto Urbano Friendly y quiero que todos las conozcáis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *